Sobek

por | 15 marzo 2024

Dios-cocodrilo. Dios de la fertilidad, la vegetación y la potencia creadora, Señor de las aguas y los humedales. Controla el flujo y las crecidas del río. Protector y feroz defensor de sus huevos y crías, que una vez habían nacido, los protegía introduciéndolos en sus fauces.

Es representado como un cocodrilo o con cuerpo humano y cabeza de cocodrilo. En la cabeza luce la corona atef, con dos plumas doradas en el centro y dos cuernos que se extienden a los lados. Poseía una fuerza descomunal y era un gran guerrero. Tiene una gran afinidad con la magia, protege de los malos espíritus y de la magia negra.

Hijo de Neith y Semuy. Como sus esposas se nombran a Haket o Hathor, y se conoce un hijo, Sais. Tiene su morada al este de la montaña de Baju.

Deidad benefactora, creador del Nilo, que en algunas versiones, hanía surgido de su sudor. Como dios de los cocodrilos, puede enfurecer o apaciguar a estos animales. Despertar la ira de Sobek lleva consigo consecuencias terribles, podía ordenar a sus súbditos que atacaran a la población o negarles las aguas de su  río.

Una de sus características era su comportamiento agresivo y cazador. Acechando en las aguas, era implacable y astuto en su búsqueda de presas. A menudo se le representa con una expresión feroz, dientes afilados y cuerpo musculoso.  Considerado a veces como un ser maligno, se le representa como un demonio del Mas Allá y se le asocia a Seth.

Debido a su naturaleza feroz, era el guardián y protector perfecto de los gobernantes de Egipto (faraón). Tanto en esta vida como en el Mas Allá, acompañando y asegurando a sus almas, su viaje a través del reino de los muertos hacia el reino de los dioses y los protegía de cualquier amenaza o peligro real.

En el mito se Osiris, en alguna versión, se cuenta que Seth se escondió dentro de un cocodrilo, para escapar del castigo por su crimen. 

Otro de sus mitos mas destacados cuenta la batalla entre Sobek y y Apofis. Mientras Ra viajaba por el cielo en su barca, Apofis intentaba cada día interrumpir su trayectoria celestial. Sobek, con su poder y astucia, se unió Ra para derrotar la la serpiente Apofis. Junto frustraron los planes de ésta, asegurando el paso del sol y la continuación de la vida sobre la tierra.

Sobek ayudó al nacimiento de Horus y a destruir a Seth. Por orden de Ra, rescató a las cuatro hijas de Horus de las aguas del Num.

En el Fayum, donde se encuentra un santuario en su honor, en el estanque tenían un cocodrilo sagrado vivo, Petesuchos, como encarnación del dios y al que mantenían con brazaletes y collares de oro, su alimento consistía en pan, carne y vino, alimentos ofrecidos por los peregrinos que se acercaban hasta allí. Un sacerdote se acercaba al animal y le abría la boca, mientras otro le depositaba las ofrendas.

En algún punto del recorrido del Nilo, había un templo llamado Cocodrilopis, donde Sobek  acudía a bañase y recibir los tributos de sus súbditos, sólo se permitía el acceso a cocodrilos y sacerdotes. En el interior se encontraba una estatua del dios, en la cual se recargaba para recibir las aguas que caían de su monumento.