Hermod

por | 25 marzo, 2020

Era hijo de Odin y era el dios más veloz o ágil, por lo que se convirtió en  el mensajero favorito de los dioses. También sentía adoración por la guerra y era demás el benefactor y comandante de los soldados muertos durante la batalla.

Solía vestir con un casco y un corselete, que le  regalaron, y antes de las batallas, Odin, le entregaba en custodia la Lanza Grunyir, cuyo poder consistía en inflamar de valor y ardor guerrero los corazones de los hombres.  Normalmente, sino estaba en lucha, solía llevar su bastón, Gambantein, que le acompañaba a todas partes.

Cuenta la leyenda que Odín, albergaba temores y dudas acerca de su porvenir. Decidió enviar a Hermod a la gélidas tierras de Finlandia, donde habitaba un mago, llamado Rossthiof, capaz de ver el futuro. Este mago, muy famoso, no era conocido por su amabilidad ni estaba muy dispuesto a ayudar a quien requería sus servicios, sino que acostumbraba a robar los caballos y matar a los jinetes que  acudían  él.

Odín le proporciono a Hermod su caballo, Sleipneir, y vestido con sus mejores galas y llevando como protección la Vara de Odín, que su padre también e entrego, éste partió en busca del hechicero. Tras una marcha llena de trampas, ardides y enemigos, perpetrado todo ello por el mago, y que gracias a la protección de la Vara, pudo sortear, Hermod llegó a presencia del mago. Gracias a la Vara pudo reducir al mago, atándole de pies y manos y amenazándole no dejarle libre hasta que no le hubiese dicho lo que Odín necesitaba saber. La visión fue tan asombrosa como enigmática.

De vuelta, Hermod, le contó a Odín la visión que había visto. El sol se escondía tras unos negros nubarrones, en la tierra se producía una violenta sacudida, los viento aullaban con un fuerza inusitada y una marea sanguinolenta se extendía cubriendo el suelo. De esta marea surgía una mujer de gran belleza, llevando a su hijo con ella. El niño crecía de una manera sobrenatural y en pocos segundos se convirtió en un hombre, portando en sus manos un arco con sus flechas.

La explicación de esta visión, que le  había proporcionado el mago, presagiaba la muerte de uno de los hijos de Odín y la  posibilidad de vengar tal afrenta era que, si éste cortejaba a Rinda, una mujer de la frías tierras de Rusia, el fruto de su unión sería un joven que crecería asombrosamente rápido y que vengaría este crimen.  La idea de perder un hijo era terrible para Odin. Finalmente la violenta  muerte de Balder,fue vengada por su hijo Vali, que fue concebido para este fin.

También participó en el rescate de Balder del reino de los muertos, aunque no lo logró.

sobreleyendas