Anubis

por | 17 noviembre 2013

El principal dios de los muertos, representado con cabeza de chacal.  El dios perro Anubis, velaba por los difuntos en el Alto Egipto. Creador de la momificación y señor de los cementerios, convirtiéndose en el patrón de los cementerios y de las técnicas de embalsamamiento.

Adoptaron un perro como dios de la momificación, cuando observaron que los canes, desenterraban y se alimentaban de los cadáveres. Inhumados en el suelo. El color negro con el que se representa su pelaje se atribuye, al color que los cadáveres adoptan a medida que se momifican o con el limo del Nilo, que se deposita tras la crecida, que asegura la fertilidad de los campos. Por tanto, la momificación es el proceso que asegura la vida tras la muerte.

Se le representa también como el señor que vela sobre los cementerios y las tumbas, que solían posicionarse en el lado occidental del Nilo, el oeste. En este punto cardinal es por donde se pone el sol y es el lugar donde se posiciona el reino de los muertos y un punto de acceso al mundo subterráneo.

Se le atribuye la invención de la momificación. En el mito de Isis y Osiris, cuando Set  descuartiza el cadáver de Osiris y dispersa los fragmentos de su cuerpo por el desierto, Isis y Neftis, los reúnen, y los entregan a Anubis, pidiéndole que lo devuelva a la vida. Anubis lo hace a través de la momificación.

Esta técnica se utiliza también para los soberanos y altos designatarios. Anubis vela el cadáver del faraón e impide que se corrompa. Se encarga de esvicerar al difunto, tratar y disponer las vísceras en el interior de los vasos canopos, ungir la carne con ungüentos y aceites y envolverlo con vendas de lino.

En la parte occidental de la tumba, se colocaba un ladrillo protector, con la representación de Anubis. Se evitaba que las fuerzas malignas, amenazaran al difunto en su viaje al inframundo, como en los momentos que ascendía para participar de las ofrendas de comida y bebida que le servían los vivos.

Los sacerdotes en la ceremonia de apertura de la boca, donde se depositaba una moneda, llevaban unas máscaras que representaba a Anubis.

Anubis, también acompañaba al difunto al juicio que se celebraba en el Mas Allá.  Era el encargado de controlar la balanza en la que se pesaba el corazón del difunto contra una pluma. Para ser aceptado en el reino de los muertos, el corazón debía ser más ligero que la pluma, ésta simbolizaba a Maat, diosa de la justicia y la verdad.