Ninfas-Ondinas-Sirenas

por | 26 enero 2014

INTRODUCCION

Eran consideradas deidades menores femeninas, con aspecto de mujer joven y de gran belleza, que a menudo se relacionaban con lugares concretos, como:  ríos, manantiales, montañas o bosques.

Deidades de la naturaleza que los griegos antiguos imaginaban como bellas muchachas, vinculadas a las aguas, bosques, selvas, etc. Su particular campo de acción lo constituía la esfera de la naturaleza salvaje y de lo no habitado, por lo que se relacionaban también con dos grandes divinidades: Artemisa y Hermes. En Grecia personificaban la fertilidad y el reverdecimiento periódico de la naturaleza. Entre las Ninfas se distinguían: las oréades, que habitaban en los montes; las alseides, que vivían en los bosques sagrados; las náyades, que tenían sede en las fuentes;  y las dríades o hamadríades, relacionadas con las encinas. Náyades y dríades no eran inmortales ya que su existencia estaba vinculada a la vida de la fuente o de la encina en la que moraban Las Ninfas meliades o melias (del fresno), nacidas de gotas de sangre de Urano (mutilado por Cronos), dieron origen a los hombres de la  Edad de Bronce, dedicados a la guerra: a esta causa se atribuye el que las astas de las lanzas y de otras armas arrojadizas se hicieran de madera de fresno

Ninfa de una fuente, lago o río, al que personifica. A veces se suponía que en un mismo río habitaba un grupo de náyades, sacrilizando sus aguas y otorgándoles el poder de sanar. Eran supuestas hijas de Zeus, Océano o del dios fluvial correspondiente. Algunas de ellas engendraron héroes como: Etolo, Leiege, Icario y Tiestes.

NAYADES

Ninfas que habitan en el agua dulce. Están dotadas de una larga longevidad, pero son mortales y encuentran la  muerte cuando se seca su masa de agua. Encarnan la divinidad del manantial o del río en el que habitan (arroyos, pozos, riachuelos, fuentes): pueden habitar una o varias, en este caso son consideradas hermanas en condiciones de igualdad.

Homero las califica cono hijas de Zeus, pero otras veces se las relaciona con Océano o como hijas del dios del curso del agua donde habitan.

Además de ser vistas como seres de la fertilidad y la vida, tenían el poder de predecir el futuro: era común que los oráculos se encontraran en fuentes o en los nacimientos de ríos o lagos.  Eran poseedoras de poderes curativos, de tal modo, que los enfermos acudían a beber de las fuentes que les estaban consagradas.

No les gustabas ser vistas por el hombre, por ello castigaban con la locura   o causaban fiebres o parálisis que podían durar varios días, a aquel que las veía.

Según el lugar donde habitan se clasifican en:

CRENIDES  – náyades de las fuentes

HELIADES  -náyades del agua estancada de los pantanos

LIMNADES O LIMNÁTIDES  – náyades que habitan en los lagos.

PEGIAS  – náyades de los manantiales

POTAMIDES  –  náyades de los ríos

NAVI -países eslavos

Son las náyades que representan a las almas de los niños muertos sin bautismo o ahogados. Visten túnicas blancas, habitan en ríos o lagos, donde cantan para atraer y ahogar a los  caminantes

NEREIDAS MARINAS

del latín Nereides, y éste del griego Neris, hija de Nereo

Nombre colectivo de las 50 hijas de Nereo (dios del mar) y Doris (oceánide), nietas de Océano y primas de las Fórcides .Posiblemente personificaban las olas.  Son hadas de gran belleza y de piel muy blanca. Se suponía que residían en el fondo de las aguas y salvaban de los peligros a los marineros. Aunque no son inmortales,  su lapso de vida es extremadamente largo. No les gusta ser vistas (salvo cuando ellas lo desean) por el hombre cuando juegan o toman el sol. Son apacibles pero cuando se enfurecen son capaces de ocasionar grandes daños. Su morada son los océanos y los mares. Son divinidades bienhechoras y protectoras de los navegantes, que emergen a la superficie para ayudarlos si necesitan su ayuda, por este motivo, éstos las invocan para tener una travesía feliz. Se las representa mitad pez y mitad mujer. Son compañeras inseparables de los delfines. Sus símbolos son: el tridente, el delfín y una rama de coral, todo agrupado. Formaban parte del séquito de Poseidón

Toman nombres  femeninos y de los aspectos del mar: Galataia (blanca como la leche) alude a la espuma de las olas;  Agaue (admirable, magnifica) entre otras alude al sentimiento de la belleza del mar.

La supremacía del dios mar, Poseidón, había oscurecido toda posible acción de las Nereidas, dejándolas en un lugar secundario. Según un célebre mito, una de ellas, Tetis (floreciente), se casó con un  mortal, Peleo, y fue madre de Aquiles.

Integraban la corte de Tetis. No protagonizaban ningún mito. Destacan: Anfotrete, Celipso, Galatea, Climene, Ojetea, Pontomedusa, Proto y Yamina.

TETIS

Una de las nereidas o ninfa marina, hija de  Nereo y Doride, o según otras versiones del centauro Quirón y madre de Aquiles. Es una divinidad matutina e inmortal. Fue criada y educada por Hera (esposa de Zeus) en el Olimpo, hogar y lugar de reunión de los doce dioses principales. Con Hera tiene un gran vínculo,  por ejemplo: recogió a Hefesto al que Zeus arrojó de la cumbre del Olimpo, debido a que quiso intervenir en una discursión de la pareja en favor de Hera; también por orden de ésta, Tetis, se hace cargo de la nave donde viajan los argonautas  (Argo). Incluso cuando Zeus quiso conquistarla, se negó y lo rechazó para no molestar a Hera.

Tetis y su hermana (Eurinoma) se apiadaron de Hefesto, cuando su madre (Hera) lo expulsó por haber traído un muchacho deforme al mundo. Durante nueve años cuidaron de él, que se convirtió en herrero y artista de los dioses. También ayudó a Zeus, cuando tramaron una conspiración contra él (Hera, Atenea y Poseidón) y quisieron encadenarle. Tetis invocó a Briareo, el gigante de los 100 brazos armados, excepcionalmente fuerte, para que acudiese y actuase como guardaespaldas de Zeus. También rescató a Dioniso (señor de la vegetación y el vino) cuando saltó al mar intentando escapar de Licurgo, rey de Edones.

Tanto Zeus como Poseidón, querían conquistar a la nereida, pero los oráculos anunciaron  que el hijo de Tetis, sería más poderoso que su propio padre y decidieron que se casara con un mortal.

Peleo (rey de Fitia) y favorito de los dioses, era un hombre afortunado. Tuvo que ganarse a Tetis usando sus propios recursos, nada fácil ya que la ninfa como todos los dioses y diosas de mar, tenía la habilidad de cambiar de forma a gran velocidad. Peleo, visitó a su futura esposa, en la costa rocosa de Tracia, donde yacía dormida en una cueva. Después de haber sido rechazado varias veces, intentó forzarla, pero Tetis se convirtió en una ave, en un tronco de árbol y finalmente en un tigre.  Al final Tetis se rindió y de esta relación nació Aquiles (héroe de la guerra de Troya).

Tetis intentó por todos los medios que su hijo fuera inmortal, aunque los procedimientos para conseguirlo resultasen  peligrosos.  Un día decidió introducirlo en la laguna Estigia, en el Hades. Para ello lo tomó del talón, pero no pudo terminar de bañarlo, porque Peleo llegó y la detuvo. Así el talón era la parte del cuerpo vulnerable..

Debido a estos intentos de otorgarle la inmunidad a Aquiles, Teseo disuelve el matrimonio, pues creía que Tetis deseaba hacerle daño al niño, aunque ésta se mantuvo siempre pendiente de Aquiles.

Siempre lo protegió: intentó que no fuera a la guerra de Troya, porque sabía que allí encontraría su final; lo escondió entre las mujeres de la corte de Licomedes. Finalmente Aquiles  acudió con el  resto de los combatientes griegos y Tetis viendo que no podía evitar que se cumpliera el destino de su hijo, le pidió a Hefesto que forjara un escudo y una armadura para éste.

Otra versión cuenta que

Tetis es la diosa de la Aguas, hija de Urano y Gea y hermana y esposa del gran titán Océano. Sería la madre de todos los ríos del mundo y de todas las ninfas del mar. Se le representaba con un cetro en la mano o bien sosteniendo en sus rodillas al pequeño dios Palemón.

En la mano derecha empuña una espada y en la izquierda sostiene una balanza. Lleva una venda en los ojos, que simboliza que la justicia no entiende de rangos, riquezas o intereses particulares.  Está situada sobre un león para denotar que la justicia debe estar acompañada de fuerza. Viaja en un hermoso carro tirado por dos tritones.

ANFITRITE

Nereida, una de la cincuenta hijas de Nereo y la oceánide Doris, conocida como señora de los mares, la personificación femenina del mar tranquilo que simbolizaba paz y tranquilidad; relacionada con la belleza natural del mar, la variedad de vida acuática (animales y plantas) y el detalle de sus paisajes  Otras versiones la consideran una oceánide hija de Océano y Tetis, madre de delfines, focas y caballos de mar.

Se la representaba con cabellos rubios, envuelta en redes que  la adornaban y en ocasiones se ocultaba detrás de una corona  hecha con perlas y conchas de mar. Vestía túnicas de seda blanca o  de colores, con decoraciones doradas que portaban el tridente de Poseidón, en señal de unión con este reino; no obstante la mayoría de las veces se encontraba desnuda, ya que era más fácil al desplazarse por las aguas.

Poseidón la vio bailar un día  junto a sus hermanas, en Naxos, y se enamoró de ella, obligándola a casarse con él y la rapto. Otra versión narra que al enterarse de que Poseidón la quería hacer su esposa, huyó a las profundidades del mar y se resguardó en la morada del titán Atlas. Poseidón envío a todas las criaturas marinas a buscarla, hasta que un delfín logró encontrarla y la convenció para que regresara con él y se casara con Poseidón. Finalmente aceptó y de esta union nacieron dos hijos: Triton y Rodo. Otras versiones la mencionan como madre de Bentesicime.

EURIDICE

Ninfa hija de Apolo. Era la esposa de Orfeo, quien logró cautivar su corazón a través de la música de su lira. Un día mientras Euridice paseaba por el campo, con las náyades, Aristeo, la vio y quedo prendado de su  belleza; la persiguió a lo largo del camino para poder poseerla. Durante su huída, Euridice, pisó a una serpiente y la mordedura de ésta le causó  la muerte. Orfeo quedó desolado, de su lira solo salían melodías tristes, que hasta la ninfas y los dioses lloraban con él. Le aconsejaron que bajara al inframundo en busca de su esposa y que la trajera de vuelta al mundo de los vivos. Siguiendo sus consejos bajo al inframundo donde, en primer lugar se encontró con Caronte, el barquero, el cual se negó a cruzar el río, no obstante al oír el sonido de la lira, se ablandó y accedió a llevarlo a la otra orilla; mas adelante se encontró con Cerbero, el perro guardián de las puertas, al que durmió con sus melodías. Finalmente llego ante Hades y Persefone, los reyes del inframundo, que después de oírlo tocar, se les ablandó el coracón y accedieron a su petición de llevarse  a su amada la mundo de los vivos. Solo le pusieron un condición: Euridice  caminaría detrás de él y no debía girarse para mirarla, hasta que alcanzaran la luz del día. Orfeo emprendió el camino de vuelta al mundo de los vivos sin girar la cabeza, pero cuando estaban próximos a alcanzar la superficie, Orfeo empezó a dudar de que Hades y Persefone le  hubieran engañado y que su  amada no fuera tras él. Incumpliendo la condición giró la cabeza para comprobarlo y en este instante, Euridice, fue arrastrada por una fuerza invisible hacía el inframundo. Orfeo, desesperado, intentó volver a rescatarla pero esta vez no lo dejaron pasar. Regresó al mundo de lo vivos, solo y desamparado, no consolándose nunca de su pérdida.

DAFNE

Ninfa amada por Apolo, hija de Gea. y de un dios-río. Hay diferentes versiones referente a la paternidad: Peneo (Tesalia),  Ladón  (Arcadia), o Amidea  (Laconia) . Gea la transformó en laurel  (daphne=laurel) para liberarla del asedio de Apolo, planta que desde entonces se convirtió en sagrada para aquel dios.

ARGIOPE

Ninfa que fue seducida por el músico Filamón y que engendró al músico Tamiras,

ARGIREA

Ninfa de una fuente acadia. Amaba a un joven y hermoso pastor, llamada Selemno.  Ella en su condición de ninfa nunca envejecía, pero el pastor, con el tiempo, perdió su belleza, entonces ella lo abandonó. Selemno, ya anciano, muró de pena por el amor perdido y Afrodita apiadándose de él, lo transformó en río. A pesar de ello, el pastor continuaba sufriendo de amor por Argirea. Afrotdita  también le concedió el privilegio de poder olvidar todas sus penas.  Desde entonces todas las persona que van a bañarse en este río, olvidan, por un instante, sus penas de amor.

OCEANIDES

Eran dioses fluviales, hermanos de las oceánidas. Se les representaba como ancianos de larga barba, con los atributos de fauna y flora, propios del río del que tomaban nombre. Lucían guirnaldas o coronas hechas con la vegetación de lugar o dos cuernos si el río se dividía en brazos o afluentes.

OCEANIDAS

Eran las 300 hijas del dios  Océano y su hermana Tetis, que se extendieron por todos los mares y abismos marinos. Cada una estaba asociada a una fuente, un estanque o un río. Una de ellas, Doride, fue madre de otras 50 ninfas de agua: las nereidas, llamadas así por su padre Nereo.

ETRA

Oceánide casada con Atlante y madre de las Pléyades, las Hiades e Hiante.

ARGIA

Oceánide, hija de Océano y Tetis. Engendró con su hermano (Inaco) a Foroneo y posiblemente a Io

CRISEIDA – CRISIA

Una de las oceánides, hija de Océano y Tetis

ELECTRA

Una de las oceánides, hija de Oceáno y  Tetis. Casada con Taumante, fue madre de iris, Arce y las Harpias. Era compañera de juegos de Perséfone, que estaba con ella cuando Hades la raptó.

EUROPA

Oceánide, hija de Oceáno y Tetis

AMALTEA

Ninfa o cabra encargada de cuidar durante su infancia al dios Zeus, en la isla de Creta.

Como ninfa era una oceánide (hija del Océano) y se la consideraba como una madre adoptiva de Zeus o también era dueña de una cabra de la cual éste se alimentó. También se la menciona como hermana de Adraste e Ido (hijas de Melisco) , hermanas a la que Rea encargó el cuidado de su hijo.

En las fábulas cuentan que fue Amaltea, la que colgó la cuna de Zeus a un árbol, al no ser parte  del cielo ni tocar la tierra, Cronos no se daría cuenta de que no había devorado a su hijo. Esto era difícil para una cabra, por lo que se cree que Amaltea era el nombre de la cabra.Los curetes  ayudaron a  amamantar a Zeus, bien,  levantando la cabra para que llegara al bebé, o bien, bajando la cuna en ciertos momentos.

La cabra o la ninfa Amaltea, amamantaron a Zeus, proporcionándole el alimento que le permitió crecer.  Esta cabra (o Amaltea) tenia una piel blanca y unos hermosos cuernos, que a Zeus le encantaban y jugaba con ellos. Un día jugando con los cuernos uno de ellos se quebró. Zeus lo convirtió en una cornucopia prodigiosa, llena de frutos de todas las especies, que no se agotaba nunca; le llamaron el Cuerno de la Abundancia. Se considera un verdadero símbolo de riqueza y abundancia al que muchas divinidades lo convirtieron en su atributo.

La piel de la cabra de Amaltea fue utilizada por Zeus como capa protectora que usaba  como fuente de poderosa protección.

Zeus en honor y reconocimiento a Amaltea, por mantenerlo a salvo y alimentarlo, la colocó entre las estrellas, como constelación de Capricornio

DRIADES

Ninfas de los bosques, Se asocian a los robles en particular y a los árboles en general. de los que no pueden alejarse mucho, sino mueren lentamente.

Son de rasgos muy delicados, ojos violetas o verdes, su cabello y su piel en invierno es blanco, en otoño rojizo, en primera y verano el pelo es verde y la piel aparece bronceada. Son muy inteligentes. Al hablar varios idiomas, se pueden comunicar con todos los seres que habitan el bosque; también dominan el lenguaje musical y el de las plantas.  No son agresivas, si las atacan se defienden hechizando a sus agresores.

HAMADRIADES

Ninfas ligadas a un único árbol; cuando se talaban la ninfa moría con él.

MELIADES

Ninfas de los fresnos, de ellas surgió la Edad del Bronce.

Fueron engendradas por Gea, al ser fertilizada por los genitales de Urano arrojados por Cronos. Son hermanas de las Furias, de los Gigantes y de Afrodita. Las más importante es Melia

OREADE

Ninfas terrestres, consideradas como espíritus de la naturaleza, Custodiaban y protegían grutas y montañas. fertilizando la naturaleza por todas partes donde se encontraban: bosques, valles, montañas, ríos o lagos. Como musas inspiraban a los hombres, algunas eran curanderas. Se las representaba desnudas o casi desnudas. Como cazadores formaban parte del cortejo de Diana ya que a ésta le gustaba cazar por los montes

La más famosa es Eco, a la que la diosa Hera las castigó, privándole de la facultad de hablar, sólo podía repetir las últimas  sílabas de lo  que se le decía.  Otras oréades fueron: Cinosura, Pitis, Quelona, Quione

ECO

Ninfa de los bosques, que vivía en el monte Helicon. Es la que origina el sonido del eco.

Es la protagonista de varias leyendas:

– Aparece como la amada del dios Pan, al que ella no ama; sufre el desprecio de un fauno al que ama de verdad. Pan, celoso, decide vengarse y hace que ella se desgarre por unos pastores. Su llanto se relaciona con el eco.

– Eco, cubría las infidelidades de Zeus, delante de Hera, entreteniéndola con largas conversaciones, ya que era muy parlanchina, Cuando Hera se entera, castiga a Eco, sólo podría repetir la última palabra que pronunciara su interlocutor.

– La versión más conocida es la de su amor por Narciso. Narciso, joven de una belleza extraordinaria, se paseaba a menudo delante de la cueva donde vivía Eco y ésta se enamoró perdidamente de él. Narciso la sorprendió y le preguntó acerca de quien era y porque lo seguía. Como ella era incapaz de contestarle (por el castigo de Hera, que solo repetía la ultima palabras), las ninfas le explicaron a Narciso que Eco estaba enamora de él. Narciso, despreció su  corazón y a ella. Eco desolada y ofendida se encerró en un lugar solitario, donde poco a poco se fue consumiendo, ya que dejó de comer y de cuidarse. El dolor la fue absorbiendo hasta que desaparecido y se desintegró en el aire, donde solo se oye su voz repitiendo las última palabras que oye. Esta voz la conocemos con el nombre de eco.

HIADES

Ninfas astrales, que personificaban la constelación de su nombre. Hacedoras de las lluvias de primavera, eran hijas de Atlante o Atlas, como las Pléyades o las Hespérides, y nodrizas de Dioniso. Su número varía de dos a siete.

HENIDE

Se le suele llamar ninfa de los prados. Deidad femenina griega, que suele vivir en espacios naturales: ríos, aguas, bosques, selvas o montes. Son de una belleza extraordinaria, tienen voz dulce y por lo general suelen vivir en compañía de sus hermanas.

ENONE

Ninfa griega, hija del dios-río Eneo y amante de Paris en el monte Ida. Abandonada por Paris en favor de Helena, se negó a curarle cuando éste fue  herido en Troya, y después se suicidó.

EGINA

Ninfa del dios-río Asopo y de Melope.  Fue amante del dios Ares, con e que concebió a dos hijos; de Actor tuvo a Menecio (uno de los argonautas) y de Zeus a Eaco (ayudó a Poseidon y Apolo en la construcción de las murallas de Troya).

Según la leyenda, Zeus tomó la forma de un águilas y raptó a Egina, llevándola a la isla de Enopia, conocida después como de Egina. Asopo, el padre de Egina, se enteró del rapto por Sísifo y corrió tras ellos, pero Zeus con sus rayos lo devolvió a su cauce. El hijo de Zeus y Egina, Eaco, se convirtió en rey de la isla.

Hera, esposa de Zeus, al enterarse de su infidelidad, envió a la isla una terrible enfermedad en forma de peste, diezmando a la población.

OCIRROE

Nombre de una ninfa, hija de Imbraso, nombre de un río de la isla de Samos. Fue perseguida por Apolo, con fines amorosos,  pero ella intentó escapar en una embarcación, que al ser descubierta por Apolo la transformó en un peñasco.

Otra leyenda dice que era hija del centauro Quirón y de Cariclo. Dotada de facultades adivinatorias, descubrió el futuro de Quirón y Asclepio, ocasionado con ello la cólera de los dioses, que la transformaron en una yegua de nombre Hipe o Hipo. También fue castigada por hacerse pasar por una vidente sin serlo.

CRISOTEMIS

Ninfa, hija del cretense Cornamon. Se le atribuye la fundación de los concursos musicales y se cree que fue madre del músico Filamón.

CASTALIA

Ninfa, hija del dios-río Aqueloo. Fue amada por Apolo, pero ella huyó zambulléndose en una fuente de Delfos, al pie del monte Parnaso, que desde entonces tomó el nombre de fuente de Castalia. El agua de esta fuente era sagrada y se convirtió en un lugar propio para la inspiración. El guardián de esta fuente era la serpiente o el dragón Pitón, al que mató Cadmo

FUENTE DE CASTALIA

Fuente sagrada que estaba en el monte Parnaso. Tomó su nombre de una musa o ninfa amada por Apolo.

Cerca de ésta se reunían Apolo y nueve musas que cantaban dulces melodías. Apolo se enamoró de una de ellas (Castalia), pero su amor no podía ser correspondido por el voto de castidad de ella. Prefirió arrojarse a la fuente, donde pereció ahogada, antes de ceder ante el dios.

Las aguas de dicha fuente permitían predecir el futuro, lo que la convirtió en un oráculo. Las personas que querían consultarlo, debían purificarse antes en sus aguas.

SALMACIS

Náyade o ninfa de las fuentes de Asia Menor. Vivía cerca de una fuente que producía aguas cristalinas y rodeada de poca vegetación. Dedicada sólo a mejorar su aspecto, nunca acompañaba a las otras ninfas a cazar con Artemisa.

Un día Hermafrodito (hijo de Hermes y Afrodita) apareció en su fuente y la ninfa intentó seducirlo. Hermafrodito, en su afán de quitársela de encima, se desnudó para sumergirse en la fuente.  Salmacis, incapaz de controlar su deseo, saltó al agua y abrazó al joven. Mientras Hermafrodito luchaba desesperado,  Salmacis imploró a los dioses para que no los separan nunca, deseo que los dioses concedieron, convirtiendo a los dos personajes en uno sólo de carácter transexual.

CREUSA

Náyade, hija de Gea. Estaba prometida a Escamandro, pero Peneo (oceánide) la raptó y la escondió en los campos de Ftia. Otras versiones cuentan que Creusa y Peleo se unieron en los valles del Pindo y engendraron a Hipseo. También se le atribuye la maternidad de Estibie

EGERIA

Divinidad menor que comparte el santuario de Diana. Ninfa del séquito de Venus. Habitaba en una fuente o manantial de Porta Capena (Roma). Protectora de las novias, la futuras madres y los partos. Se casó con el segundo rey de Roma, Numo Pompillo, le enseño a ser justo y sabio, pasó a ser conocido como «el piadoso», encaminó su política religiosa y le inspiró leyes. Cuando Numo murió, Egeria lo transformó en un  pozo en  el que sus aguas gemían igual que ella al llorar su muerte. Egeria que era un mar de lágrimas, se convirtió ella  misma en una fuente.

En otra versión, Egeria era la consejera de Numa Pompillo. Estaba enamorada en secreto de él pero no pudo consumar su amor, por la muerte de éste. La ninfa no hallaba consuelo y su llanto no cesaba, Diana, se apiadó de ella y la convirtió en fuente.

ARMONIA – HARMONIA

Ninfa amada por Ares, en las cañadas del bosque Acmonia .Las amazonas descendían de ella.

CALIPSO

Ninfa, hija del rey y titán Atlante o Atlas y de la ninfa Pléyade, otras versiones la hacen hija de Helio (dios del sol) y de la oceánide Perseis.

Reinaba en la isla de Ogigia, llena maravillosos jardines y espectaculares manantiales, Calipso vivía  en un paraíso, alejada de dioses y hombres, pero en perpetua  soledad.

Un día vio como naufragaba un  barco, cerca de su  cala, y se acercó para comprobar si había algún superviviente. Se trataba de la embarcación de Odiseo (rey de Itaca) que fue alcanzada por un rayo (algunas fuentes indicaban que fue enviado por Zeus) y se hundió. El único superviviente fue el propio Odiseo

Calipso lo auxilió y sintió alegría, pues vio aliviada su soledad; le prestó toda clase de ayuda y lo acogió en su casa, hasta que estuvo completamente recuperado. Durante el tiempo que duró su recuperación, Calipso se enamoró de él y lo retuvo en contra de su voluntad, durante siete años. Aunque Calipso le ofreció la inmortalidad y la juventud eterna, Odiseo añoraba su patria, y quería envejecer al lado de su esposa Penelope y su hijo Telémaco.

Atenea, que era la protectora  de Odiseo viendo que la melancolía se apoderaba de él, intercedió ante Zeus, para que ordenara a Calipso a dejar en libertad a Odiseo. Zeus mandó  Hermes  con la orden. Calipso en enojó ante la intromisión de los dioses en su vida, pero acató la orden y ayudó a Odiseo a preparar el viaje de vuelta a su patria. Le proporcionó el material para construir una nueva embarcación, víveres para el viaje y las indicaciones de las estrellas que debía seguir para llegar a su país.

Calipso murió de desamor.

En  algunos mitos se relata que Calipso tuvo varios hijos con Odiseo, entre ellos Telégono, Latino,  Nausitoo, Nausinoo y Auson

CALISTO

Ninfa, hija de Licaon o de Nicteo o Leto. Dotada de una gran belleza e inteligencia, pertenecía la séquito de Artemisa, siendo la preferida de la diosa y como ella debía mantener su virginidad. 

En cierta ocasión, cuando el cortejo paseaba despreocupadamente, Zeus las vio pasar y se enamoró de Calisto. Sabiendo que no podía acercarse a ella por su voto de mantener su castidad, tomo la forma de Artemisa (algunas variantes  indican que fue la forma de Apolo) y se presentó ante ella. Calisto se dio cuenta, demasiado tarde, de que era un ardid e intentó huir, pero Zeus no de jo pasar la oportunidad y la poseyó por la fuerza.

De esta aventura, Calisto quedó embarazada y conociendo las consecuentes intentó ocultar su embarazo, hasta que un día Artemisa y las ninfas decidieron bañarse en una fuente del bosque. Al desnudarse, Calisto, dejo a la vista su embarazo. Artemisa, considero su actitud como una falta grave y en castigo la convirtió en osa.

Hera (esposa de Zeus) pidió a Artemisa, que matara a Calisto y ésta con un flechazo certero mató a la ninfa. Zeus, viendo lo que había ocurrido y para salvar al hijo que esperaba, transformó a Calisto en una constelación de estrellas,  la Osa Mayor. Su hijo fue llamada Arcada o Arcas y a su muerte también se convirtió en una constelación, la Osa Menor.

Otras fuentes afirman que no  la mató Artemisa, sino que huyó al bosque. Un día saliendo a cazar, vio a su hijo y olvidando lo que era corrió a abrazarlo. Éste , creyendo que el oso lo iba  atacar, tomo su arco y  disparó un flecha, matando  a su madre , sin saber que lo era.

CIRENE

Ninfa, hija de Hpseo (rey de los lapitas). Generalmente las ninfas vivía en los bosques, ríos, manantiales o servían como sacerdotisas en los templos. Pero Cirene era una excepción: mantuvo una vida salvaje: junto su padre realizaba tareas distintas a las que realizaban las demás ninfas. Vigilaba los rebaños de su padre y lidiaba con animales terroríficos.

Es también descrita como una cazadora audaz y feroz. Prefería las jabalinas y espadas, a los paseos sin propósitos y a los banquetes en su casa . Las armas le sirvieron para acabar con las bestias que rondaban por los bosques y atacaban el ganado de su padre.

Cuenta e mito, que Cirene se encontraba cuidando de los aposentos de su padre, cuando un león atacó a una oveja del rebaño; Cirene, luchó con él y lo mató.No se percató que el dios Apolo la estaba observando y quedó prendado de ella.

Con la ayuda del centauro Quirón, la secuestro y la llevó a Libia, lugar donde se establecieron, al que llamaron “Ciudad de Cirene” y la convirtió en la reina de la ciudad. Durante su unión tuvieron un hijo llamado Aristeo.

También figura como consorte de Ares y de esta relación nació Diomedes de Tracia.

CLITIA – CLITIE

Ninfa, hija del rey Ocrano y hermana de Leucotoe. Afrodiita para vengarse de Helios, que había descubierto su romance con el dios Ares y se lo había contado a su marido, Hefesto, lo castigó, que se enamorada perdidamente de Leucotoe y a la vez que Clitia, se enamorada de él. Clitia, desde sus aposentos, lo espiaba diariamente, desde que salía por el día hasta que por la tarde llegaba al oeste. Pero Helios no se daba cuenta, estaba enamorado de su hermana, una noche, acudió a los aposentos de Leucotoe, disfrazado como normalmente hacia y fueron descubierto por Clitie, que celosa y dolida, acudió a su padre y se lo contó. Este, céltico, mandó enterrar viva a su hija Leucotoe. Helios, que  no pudo salvar a su  amada, despreció aún más a Clitie, como causante del castigo. Clitie cayó en en estado depresivo, ni comía ni bebía, sólo lo miraba verlos pasar desde sus aposentos.  Poco a poco el cuerpo de la ninfa fue hundiéndose en el suelo y sus cabellos se convirtieron  en  los pétalos de una llamativa flor, el girasol, que sigue dirigiendo sus pétalos hacia la luz de Helios, su inalcanzable amor.

ONDINA

En la mitología germánica ninfas del agua. Habitan en lagos y aguas dulces. Su formación transcurre en las mismas condiciones que las de cualquier ninfa, pero normalmente son fuerzas elementales del agua las que dan vida al cuerpo  femenino. Aunque la mayoría de las ondinas son femeninas también hay ondinas masculinas, que reciben el nombre de Wallanos.  Tienen el cuerpo azulado o verdoso, los dedos de las manos y los pies palmeados, las orejas puntiagudas, los cabellos (azules, amarillos o verdes) muy largos. Pueden respirar en el agua o en el aire.

Son criaturas muy alegres y traviesas y se divierten jugando con los humanos, moviendo las aguas provocando enormes corrientes y así continúan hasta que el pescador o viajero se ahoga. Lo cierto es que no son conscientes del mal que causan y por ello se las considera malvadas o perversas.

Algunas ondinas se han llegado a enamorar de algún humano, convirtiéndose en este momento en su mayor protectora. Una antigua leyenda cuenta que las ondinas no tienen alma, pero  si encuentran una pareja humana y tienen un hijo, encuentran también el alma, aunque el dolor y el sufrimiento son más intensos.

Hay una leyenda alsaciana referente a una ondina. Cuando nacen, las hadas se reúnen para otorgarles dones preciosos. Su abuela, también hada, le otorgó el don de la persistencia. Al convertirse en una bella joven, fue secuestrada por un noble que la enamoró de tal forma que rehusó ir a ver a su madre enferma. La abuela en castigo la condenó a amar toda su vida al noble. Éste no la amaba y cuando se cansó de ella,  finge creer que  ella se ha enamorado de otro. Como prueba de amor le pide a Ondina que le lleve un jarrón lleno de agua del río Neddeck. Tras tres días de trayecto llega al río y exhausta de cansancio se desmaya.  Su abuela conmovida y para evitar que siga sufriendo, la transforma en el hada protectora de las aguas del río Neddeck.

FADAS D’OS IBONS

Ondinas que viven en los profundos ibons o lagos de origen glaciar. Atraen a los montañeros y pastores con canciones (especialmente en Nochebuena). Bailan sobre las aguas en las madrugadas del día de San Juan, con serpientes que se enroscan en sus brazos.

CATALUNE

Ondina que habita en el río Gramame (Brasil). En verano aparece con forma totalmente de mujer, atractiva y seductora. En invierno le crece una cola de pez y largos cabellos negros.

XANAS

En la mitología asturiana y del norte de Castilla, ninfas de agua dulce y de los montes, con apariencia humana, extraordinaria belleza, larga melena rubia y de pequeña estatura. Habitan en las fuentes, cuevas y riberas de los ríos. La mayor parte de su tiempo la dedican al canto, a peinar sus cabellos y a cuidar del ganado y de sus hijos (xaninos) a los que cambian por bebés humanos aprovechando el descuido de las  madres cuando bajan al río.

SEREA MAREIXIANA

Ninfa que desde el mar atrae con sus cantos a los marineros para que naufraguen. Las aguas tranquilas se convierten en remolinos, tempestades, vendavales y huracanes, hundiendo y encallando las embarcaciones de los marineros que atienden a las melodías de la embaucadoras sirenas y se dejan seducir por sus hechizos y belleza, y pocos sobreviven para contarlo.

AALUPALIK

Ninfa de la mitología inuit.  Ninfas marinas de las que se dice secuestran a los niños solos, que se acercan a las costas.

NANA

Ninfa náyade, hija del dios-río Sangario  de Metope. Cuenta el mito que un día se detuvo a recoger los frutos de un almendro, que  había nacido  de la sangre de Agdiste. Colocó el fruto sobre su seno y éste desapareció dejándola embarazada del semidios Atis, al que abandonó en cuanto nació.

CARIBDIS

Hija de Gea y Poseidón. Famosa por su insaciable voracidad durante su vida humana. Zeus la transformó en monstruo en castigo por devorar los bueyes de Gerión. Habitaba una roca cerca de Mesina, frente a la caverna de Escila, y tres veces al día tragaba agua de mar, con todo cuanto contenía; luego vomitaba el agua entre mugidos estruendosos.  Los dioses la castigaron convirtiéndola en serpiente marina.

ADRASTEA

Ninfa cretense, hija de Melisco, rey de Creta.  Rea le confió a Zeus, para que lo criara y protegiera de su padre, Cronos.  Su hermana Ido (ninfa de los montes) y los curetes, le ayudaron en esta tarea

ALOJA   (dones d’aigua) 

Goya encantada, ninfa de la aguas.  Doncellas bellísimas de ojos azules o verdes esmeralda, de largos cabellos dorados o cobrizos, sin trenzar.  Algunas versiones les atribuyen alas de mariposas o libélulas. Suelen ir desnudas o vestidas con sedas transparentes o túnicas muy blancas. Favorecen los nacimientos y la fertilidad; son dadoras de vida y regeneradoras de la naturaleza. Son de carácter benévolo, no envejecen aunque pueden morir.

Habitan cerca de aguas gélidas y azules, estanques, torrentes, saltos de agua, fuentes de los bosques, manantiales, grutas, corrientes y lagos subterráneos. Se dice que cerca del lago de Banyolas (Gerona) en una enorme gruta, en un gran banco de rocas, tienen su palacio.  Salen a medianoche a mirarse en el reflejo de la luna y huyen cuando despunta el nuevo día. En sus palacios subterráneos, el tiempo transcurre a otro ritmo, una noche puede significar decenas o centenas de años en el mundo exterior. Cuando están más activas, son la noches de luna llena. Solamente las noches de San Juan, pueden ser observadas por mortales, sin que éstos sean hechizados.

Acostumbran a salir de noche a lavar su  ropa y tenderla a la luz de la luna, en claros del bosque o en las rocas. Cuenta la leyenda, que si alguien les roba una de esas prendas, tendrá suerte toda su vida y sus deseos se cumplirán. pero si es descubierto será convertido en piedra o encerrado en las cuevas subterráneas, hasta que muera. Pueden enamorarse de los humanos, aunque son muy desconfiadas y celosas, pueden llegar a borrarle la personalidad o llevarlo a la locura. Abundan las leyendas de hombres felices casados con Alojas, aunque hay que respetar sus tabúes ( no verla en las noches de luna llena y no seguirlas hasta cierto lugar o habitación); cuando se rompen estos tabúes, ellas desaparecen.

Se las ve en las noches de luna llena peinándose la cabellera o donde tienen lugar bailes circulares, donde danzan al son de músicas suaves y cautivadoras.  De las grutas donde habitan, se escapa un resplandor azul o rosado, se oyen extrañas armonías, olor a manjares exquisitos y tintineo de copas de cristal,

Eligen a recién nacidos y los secuestran  para educarlos y para que se conviertan en héroes.  Pueden causar y curar enfermedades, ahogar y desorientar a los mortales.

SIRENAS

Las sirenas pertenecen a la familia de las ondinas, así como las nereidas (ninfas  marinas), la náyades, las ninfas, las hadas marinas y las oceánides (deidades griegas fluviales).  Trabajan todas en conjunto, aunque mientras las ondinas actúan sobre el aguas para purificarlas y cuidan de las plantas marinas, la sirenas actúan sobre los conocimientos profundos y los cuerpos emocionales sutiles y sobre todo protegen a los animales marinos (ballenas, delfines, focas, tortugas, tiburones…). Se cree que las sirenas son descendientes de Poseidón

Figuras mitológicas marinas con la mitad superior  del cuerpo de mujer y la inferior de ave  o pez. Estaban consideradas como genios malignos porque seducían con su canto melodioso a los navegantes y causaban su muerte. Según una de las leyendas más divulgadas, las Sirenas eran tres, llamadas Patérnope, Leucosia y Legea.  Circe las describe a Ulises como peligrosas musas del mar. Las Sirenas han tenido asimismo un papel importante en numerosos mitos, como el de los Argonautas y el rapto de Proserpina.

Son hijas de Melponeme (musa de la tragedia) y de Aqueloo (dios del río). En otras versiones son hijas de Aqueloo y Estereope o Terpsicore (musa de la poesía y la danza) o también del dios Forcis o nacieron de la sangre de Aqueloo, que fue derramada por Heracles (Hércules).

 Las sirenas no siempre tuvieron esta forma, en un principio eran mujeres muy hermosas, compañeras de Perséfone, antes de que fuera raptada por Hades. Cuando sucedió el secuestro, ellas le pidieron a los dioses que les proporcionaran alas para ir en busca de su amiga.  Otra versión dice que su transformación fue  un castigo de Démeter por no defender a su hija e impedir el secuestro o  que Afrodita les quitó su belleza porque despreciaban las artes del amor. Una leyenda cuenta que después de la metamorfosis  rivalizaron con las musas y éstas muy ofendidas las desplumaron y se coronaron con sus despojos.

Su rasgo más conocido es su etérea e hinoptica voz, con ella hechizaban a los humanos y a los navegantes, para hundir sus barcos y devorar a los naúfragos.  Su música es más que seducción, las canciones más poderosas de las sirenas, son antiguos conjuros que ellas utilizan para transmitir conocimientos profundos, hechizos de transformación y magia.

Varios héroes pasaron por su isla y salieron incolúmnes gracias a sus ardides o a la ayuda de algún dios:  los Argonautas pasaron muy cerca de su isla, pero Orfeo, que cantaba maravillosamente, hizo uso de su talento y no las oyeron. Butes (uno de los Argonautas) no pudo aguantar la tentación y se lanzó al mar, pero Afrodita lo salvó y se lo llevo al monte Ernex, donde lo convirtió en su  amante.  Ulises, cuando se iban acercando a la isla, por consejo de Circe,  ordenó a sus hombres que se taparon los oídos con cera y que a él, que tenía curiosidad por oírlas, lo ataran al mástil y que ocurriera lo que ocurriera no lo desataran. En el relato de la Odisea del encuentro de Ulises con la sirenas, solo aparecen dos, pero otras tradiciones hablan de más:  Pisione (la persuasiva), Partenope (que con rostro de doncella engendró con Heracles a Ereves),  Aglaope (la del bello rostro) Leucosia, (un ser blanco),  Telxiepia (la de las palabras calmantes), Ligia (la chillona) . Tambien se habla de cuatro: Teles (perfección), Redne (mejoramiento), Molpe  (la música) y Telxiope (rostro persuasivo).

Se las suele representar como un híbrido con torso y cabeza de mujer y con una larga cola de pez de cintura hacia abajo. También con cabeza de mujer y cuerpo de ave. Su aspecto era sumamente atractivo y sensual.

Son elementos del agua salada y son las guardianas de los mares. Son seres míticos, mágicos, proféticos y  amistosos. El agua es el elemento que rige las emociones, la intuición, los poderes de clarividencia, el instinto y el subconsciente , por ello las sirenas están en relación directa con estos poderes. Se les vincula con el amor y la luna llena. Ayudan a los humanos curando sus problemas y traumas emocionales y a los buscadores de conocimientos mas espirituales y profundos.

Algunas veces se las describe como mujeres en la parte superior del cuerpo y cola de pez. Hermosas jóvenes con cuerpos voluptuosos, largos y brillantes cabellos y una voz seductora y dulce. Representan las emociones, los sentimientos y la inspiración creadora. Su presencia trae presagios de amor.  Las sirenas de las profundidades nadan en las aguas abismales de los océanos, donde se ocultan los más grandes secretos de la humanidad y de la vida.

PARTENOPE

Una de las sirenas. Según la leyenda, era sacerdotisa de Afrodita y se desterró voluntariamente para castigar su  pasión por Metioco. Luego se consagró al culto de Dioniso .En venganza, Afrodita la metamorfoseo en sirena.

SIRENAS NORDICAS   

Viven en el mar. El agua en la mitología es símbolo de pureza, un lugar donde el Mal no puede habitar, por ello se representan como criaturas benéficas. No se tiene referencia relativa a su canto.  Su atractivo proviene de su pelo, largo y rubio, que  peinan recostadas en alguna roca sobresaliente del mar o cercana a la costa. Sienten predilección por los marineros y tendían más a la ayuda que a la traición, son muchos los marineros y guerreros que se han enamorado de ellas.

ASRADI

Criaturas femeninas acuáticas de inusual belleza y fragilidad. Son las parientes lejanas de Hel , la diosa del infierno de hielo.  Su piel es de una blancura increíblemente brillante. Sus cabellos rígidos y delgados parecen hechos del más fino cristal y son del color azul intenso de los icebergs.- Las Asradi habitan en las heladas aguas del mar del Norte y solo suben a la superficie durante ciertas noches de cielos claros y abiertos. La razón de estas esporádicas salidas se debe a  su  coquetería y de vez en cuando, se bañan con la luz de la luna para platear sus cabellos.

Su ciclo de vida está relacionado en el ciclo lunar, cuya luz las nutre y ampara durante los largos siglos que llegan a vivir. En cambio, el  sol, les produce la muerte.

Evitan escrupulosamente el contacto con los seres humanos, especialmente los hombres, a los que temen mas que a ninguna otra criatura del planeta. Al sentir la mirada de un hombre, su cuerpo de disuelve en agua, la materia que las compone.

MERROW

En la mitología celta es el equivalente a una sirena. Eran vírgenes que vivían en el fondo del mar y que ascendían a la superficie con la luz de la luna llena, para sentarse en las rocas y peinar sus hermosos cabellos y observar a los barcos que llegaban cerca de los peñascos. Ellas conducían las almas de los marineros al fondo del mar.

 Tiene el cuerpo de un ser humano de cintura para arriba y el de un pez de cintura para abajo.  Son amables, modestas, cariñosas y benevolentes. Se cuenta que algunas están casadas con humanos, pero con el tiempo han vuelto a sus hogares bajo el mar.  Tienen fama de atraer a los jóvenes bajo las olas, donde después viven en un estado encantado. Cuando pierden su piel, la reemplazan por otra más mágica y hermosa.

CEASG

Es una sirena en la mitología escocesa.  Su nombre significa «doncella de las olas». La parte inferior es la de un salmón.

La leyenda dice que al que las captura le conceden tres deseos. Cuando un hombre se enamora de ellas, éstas lo seducen y lo arrastran a las profundidades.

LIKANAYA – MARRAYKA

En la mitología australiana son dos hermanas, que vivieron en el Tiempo del Sueño. Son dos especies de sirenas de agua dulce. Un día al entrar en el agua vieron que la parte inferior de su cuerpo se transformaba en cola de pez.

YAWKYAWIK

Criaturas de sexo femenino, similares a las sirenas. Son las hijas o contrapartes femeninas (esposas) del dios serpiente arco iris Ngalyod. Sus cabellos son algas, que flotan hasta la superficie, la parte superior de su cuerpo es de mujer y la parte inferior de un pez. Es capaz de cambiar de forma siendo su preferida la de cocodrilo, libélula serpiente o pez espada. Otro poder que se les atribuye, es la capacidad de poder manipular el clima, enviado lluvias nutritivas para la Tierra o bien enviando tormentas.