Término – Terminus

por | 11 febrero 2014

Divinidad de la antigua religión romana que protegía los límites del Estado . Dios romano de las lindes, protector de los bienes romanos y de su pacífíca posesión, basada en las Fides

Su culto se asoció al de Júpiter, quien a veces se concedía también el epíteto de Término. Se supone que el culto a este dios fue establecido por Tito, Tacio y Numa.

Una fiesta en honor a Término, la Terminalia del 23 Febrero, clausuraba el antiguo año sagrado romano; esto pone de manifiesto el alcance cósmico temporal del dios.

Término era venerado públicamente por los romanos en una capilla del templo de Júpiter situado en el Capiltolio.

Rómulo no quiso instaurar el culto de Términus para no auto-limitar sus conquistas; fue Numa -el soberano legislador- quien lo estableció junto con el de Bona Fides. Cuando Tarquini el Viejo quiso edificar el templo capitolino de Júpiter, tanto Juventas como Téminus se negaron a abandonar sus templos para dar lugar al nuevo: hubo que dejarles junto a Júpiter, en sendas capillas. La narración seudo-histórica traduce una estructura teólogica indoeuropea: Terminues es el equivalente -en una sociedad sedentaria- de Bhagavan, Hörd o Sraosa, dioses soberanos secundarios, vinculados a Mitra y sus similares.

bibliografia  diccionario enciclopédico Salvat Universal 15º ed 1981