Hermes

por | 30 diciembre 2013

Dios griego relacionado con lo caótico, entendiéndose por caos lo que estaba fuera de la ley (protegía a los ladrones y él mismo era ladrón), fuera de lo habitado  (protegia a los viajeros, comerciantes y heraldos y se le dedicaron monumentos arcaicos, como imágenes, piedras o montones de piedras) y fuera del mundo de los vivos (guiaba a las almas al Más Allá). En este ambiente, aborrecido por los dioses de Olimpo, Hermes se movia con facilidad y actuaba a las órdenes de Zeus, protegiendo de los peligros naturales a cuantos pedían su ayuda. Un célebre ejemplo literario de esta manera de actuar se encuentra en la Iliada, donde se representa a Hermes como guia y protector de Príamo, cuano éste se trasladó a parlamentar en el campo griego. El himno homérico a Hermes narra de un modo poético a su mito, fundamental para la caracterización del dios. Hijo de Zeus y de la ninfa Maya, nació en una gruta del monte Cillene, en Arcadia; nada más nacer comenzó sus hazañas inventado la lira, que construyó con el caparazón de una tortuga, y robando los bueyes del rebaño de Apolo, cuando éste descubrió el delito, Hermes negó haberlo realizado y aplacó a Apolo regalándole la lira.

Otro mito ponía a Hermes en relación con Proserpina, Artemisa y Afodita y le consideraban padre de Eros, Hemafrodito y Pan, el salvaje dios de los pastores.

Sus principales atributos eran el caduceo o una varilla mágica y el petaso, gorro de largas alas que también se encontraban en sus sandalias. Presidía los gimnasios y los juegos, Los romanos identificaron a Hermes con su dios Mercurio.

2º DEFINICION

Dios olímpico, hijo de Zeus y de la pléyade Mayra. El día de su nacimiento se trasladó andando a Tesalia y robó parte del ganado que custodiaba Apolo, quien se lo cedió luego a cambio de la lira y el plectro, inventos de Hermes; más tarde le cedió el caduceo de oro por la flauta de Pan. Inventó el alfabeto escrito.  Las Trias le eseñaron un método de adivinación, y comparte con Atenea la invención del juego de la taba. Zeus le nombró protector del comercio y mensajero de los dioses, otorgándole el báculo de cintas blancas y sandalias aladas. Es tambien protector de los caminantes y de los bandidos. Su culto parece derivar de otro anterior fálico (pilar de las encrcujadas). Sin mitologóa propia, aparece en múltiples leyendas como mensajero. Es el equivalente griego del dios egipcio Toth.

Iconografía

Primero se representó a Hermes simplemente por un amontonamiento de piedras o una piedra vertical como la de Cirene. Más tarde esta columna fálica pasó a ser cuadrada y se coronaba con la cabeza del dios, mientras que a la mitad de la columna se representaba el órgano generador. El tipo de Hermes barbado llevando un sombrero plano de alas cortas (pétasos) o un gorro de fieltro; vestido con una túnica ligera, con sandalias aladas y el caduceo en una mano, apareció hacia el siglo -IV (vasos arcaicos y esculturas). Pronto se impuso el Hermes jónico en el tipo idelal del efebo, como el Hermes en reposo (Museo Nacional de Nápoles), el Hermes Criofozo (portando un cordero en los hombros) es otra representación carcterística, según un bronce de los siglos  -VII a  -V procedente de Creta (Museo de Berlín). Relatos de sus hazañas con el Hermes niño (Palacio Corsino, Florencia). que los muestra en el momento de fabricar la lira con una tortuga, y Hermes robando los bueyes de Apolo, pintura de una copa atribuida a Brigos (siglo -V, Vaticano). Las obras escultoricas más destacadas de Hermes con Dioniso niño, atribuida a Praxiteles (siglo -IV, Museo de Olimpia); Hermes atándose la sandalia, atribuida a Lisipo (siglo  -IV, Louvre) y Hermes Andros, de la escuela de Praxiteles (Museo Nacional  de Atenas). Alcamenes, discípulo de Fifias, realizó el Hermes Propylaios.

CADUCEO

Bastón insignia de Hermes-Mercurio, rodedo por dos serpientes entrelazadas. que en la parte superior tienen dos alitas o un yelmo alado. Eon él podia dormir o despertar a los seres humanos. Simboliza la paz, prosperidad y abundancia, y es el actual emblema de los comercios.

bibliografia  diccionario enciclopédico Salvat Universal 15º ed 1981