Cupido-Amor

por | 4 agosto 2015

Nombre romano del dios griego, Eros, hijo de Afrodita.

Llamado también amor es el dios del disco amoroso, Según la versión más difundida es hijo de Venus (diosa del amor, la belleza y la fertilidad) y Marte (dios de la guerra).  Se cree que nació en Chipre y su madre tuvo que ocultarlo en el bosque para que Júpiter no pudiese matarlo. Fueron las Furias las encargadas de cuidarlo y amamantarlo. De su madre heredó la belleza y de su padre el coraje.

Se le representa como un niño alado, con los ojos vendados y armado de arco, flechas y alhjaba.  Lleva dos clases de fechas: unas doradas con plumas de paloma, que provocaban un amor instantáneo y otras de plomo con plumas de búho que  provocaban la indiferencia. Nadie, ni sus propios padres, eran inmunes a la acción de sus flechas.   De la unión de Cupido y Psique (el alma) nació una hija llamada Voluptas (placer).

Cuando Cupido estaba con su hermano Anteros (dios del amor correspondido y la pasión) crecía y se transformaba en un hermoso joven, pero cuando se separaban volvía a ser como un niño. Esta representación está asociada a que el amor es como un niño pequeño, que frecuentemente cometen errores, las alas indican la rapidez con que el amor se desvanece y la venda tiene la misión de indicar que el amor es ciego y no se ven  los defectos de la persona amada.

Iconografía

En el arte romano es famoso el friso del templo de Venus Genitrix, con represetación de niños alados. En el Renacimiento es muy usual el tema de Amor; son famosas las representaciones de Botticelli, Rafael, Tiziano (amor sagrado y  amor profano), Verones (nacimiento del amor), etc.. Entre los flamencos destacó Rubens. Fue un tema muy común entre los pintores galantes del siglo XVIII.

AMOR Y PSIQUE

Tema muy difundido en el arte a partir del siglo -III. De esta época es una de las más interesantes representaciones, como dos jóvenes en pie y besándose (invención del beso, Museo Capitolio).  Fue tema común en el arte alejandrino en tres bajorelieves y en pintura mural (Amor atormentando a Psique, en forma de mariposa), copiado después en los frescos pompeyanos.  A veces aparecen tocando la doble flauta (Museo del Louvre), o en el momento de sus bodas (sarcófago del Bristish Museum) En los frescos de Pompeya se figuran como jovencitos imitando en sus juegos a los adultos, sin ninguna relación en el mito original. Éste, la relación entre el amor humano y el clamor divino, se transforman en algunos sarcófagos romanos (siglos II-IV) en imágenes de la felicidad de ultratumba y con el mismo significado aparece en la iconografía cristiana de los primeros siglos. En el siglo XVI, Rafael (frescos de la Farnesia), G. Romano (Palazzo del Te, Mantua), Corregio y Caravaggio, entre otros, fueron grandes intérpretes del tema.

Infantil y Puericultura