Ahuitzotl

por | 18 junio 2016

Su nombre significa  «espina de río»

Aparece en la mitología azteca como un animal similar a un simio, pero de hábitos anfibios, y cola que termina en una especie de mano humana. Su piel era similar a la de un perro, pero lustrosa y repelente al agua (piel de nutria o foca) y la podía erizar hasta convertirla en púas, como un puerco espín. También poseía características caninas, un voraz apetito y amor por el consumo de carne humana (en especial las partes crujientes como uñas, huesos y ojos).  Atraía a sus víctimas simulando el llanto de un bebe. Podía manipular objetos con sus manos y la cola.

Se le temía porque se le consideraba un guardián del agua, enemigo de los pescadores y cazadores de aves acuáticas. Sus víctimas eran consideras sacrificios a los dioses, ya que estaba al servicio de éstos y eran los dioses los que escogían a sus víctimas. Se le consideraba también hijo del dios Tlaloc (dios de la lluvia) y se decía que la víctimas moraban por la eternidad en el palacio de este dios.

Para evitar el hundimiento de embarcaciones de pescadores, éstos debían de ofrecerle una parte de la pesca del día.

bestiasmitosyleyendas