Berseker

por | 8 junio 2014

Guerreros salvajes, que se caracterizaban por su ferocidad en la batalla y por su habilidad para entrar en un estado de fuerza incontrolable, que los hacia invulnerables. Conocidos también como los “hombres osos”, eran capaces de convertiste en estos animales, otorgándoles una fuerza sobrehumana, o como “guerreros de Odín”, se cree que tenían una conexión con este dios y que de él obtenían su poder y valentía.

Se decía que eran elegidos por Odín, y que a cambio de un servicios fiel en la batalla , obtenían  sus dones y su protección

En los combates entraban en estados de trance, en los que perdían la noción del tiempo, el miedo y el dolor y luchaban con brutalidad. Rugían y por la boca sacaban espuma, como bestias , atacando a sus enemigos, con un ira ciega y una fuerza devastadora. Según algunas leyendas, conseguían entrar en este estado, gracias a obtener brebajes mágicos o consumir drogas alucinógenas o practicar rituales previos a la batallas o a la práctica de técnicas de respiración y relajación.

Este estado también era peligroso para los propios guerreros, ya que podían ser difíciles de controlar y al no temer a ningún tipo de combate o peligro, los podía llevar a la muerte, incluso podían atacar a sus propios compañeros. Cuando salían de este trance, los guerreros se quedaban exhaustos  y en  un estado de confusión y debilidad.

Aunque eran temidos y respetados por su valentía sobrehumana, eran vistos con precaución  debido su naturaleza impredecible y destructiva.

Como parte de su atuendo, vestían con pieles de animales salvajes,, collares de dientes de animales y utilizaban armas especiales como: hachas de doble filo o espadas de gran tamaño. Incluso se tatuaban o pintaban, en su cuerpo,  símbolos o runas para aumentar su poder