Vortumno-Vertumno

por | 16 marzo 2016

Deidad romana de origen etrusco, que personificaba la noción del cambio, la duración de la vegetación durante el transcurso de las estaciones. Precedía la maduración de los frutos durante el verano y se le atribuía el don de transformarse en todas la formas que desease. Presidía el otoño, los pensamientos humanos y las mudanzas.

Aparece como un joven robusto, com barba, frente coronada de espigas y una cornucopia en la mano.

Enamorado de la ninfa Pomona, diosa de los jardines y de los frutales, probablemente por ser él protector de la vegetación y de los árboles frutales, se sometió a cuatro transformaciones para conquistarla. Se transformó en labriego, en sembrador, en viñador y finalmente en vieja.