Cardea – Cardinea- Carna

por | 22 marzo 2017

Diosa de la salud, los umbrales, las bisagras y los pomos de las puertas.Titular de las casas romanas. Benefactora de los artesanos. Protegía a los niños de vampiros y brujas. Asociada al viento.

Ninfa que habitaba en el Lucus, el bosque sagrado de los romanos. Era cazadora, pero no utilizaba el arco sino una lanza y una red.

Aunque había hecho voto de castidad, tenia muchos pretendientes, que cuando la asediaban utilizaba una treta para despistarlos. Esgrimía una falta de intimidad y los encaminaba a una cueva, los hacía pasar primero y cuando podía se escondía entre la espesura, de modo que no podían encontrarla.

Jano, el dios de las dos caras, de las puertas, de los principios y finales, de las entradas y salidas, también se enamoro de ella. Cardea, quiso utilizar el mismo truco que con los demás, pero con Jano no le funcionó. El dios con sus dos caras, podía a ver el pasado y el futuro y enseguida supo donde se encontraba la ninfa. Llegó hasta el escondite y la violó.

El hecho de que no hubiera consentido en mantener relaciones, no tenia ninguna importancia a ojos de lo dioses, pero Jano, agradecido por haberle entregado su  virginidad, la elevó a la categoría de diosa, convirtiéndose además de diosa de las bisagras, puertas y umbrales, en la compañera del dios.

Jano, también le entregó una rama de espino blanco, que tenia la virtud de repelar el mal y proteger las entradas de las casas. Estas ramas se colocaban en las puertas de las casas, para cerrar el paso a los malos espíritus, que acechaban para entrar volando y chupar la sangre de los bebés.