Aganju

por | 29 julio 2019

Tradición yoruba, significado desierto

Poderoso orisha de la religión yoruba. Pertenece a la familia real divinizada de Oyo .Es el 6to Alafon en la línea de Oyos y  culto es originario de las tierras de Arara y Fon.

Aparece como hijo de Oroiña y como padre de Shango (producto de un romance que tuvo con la diosa Yemaya) aunque a veces lo representan como su hermano. Se le ha llegado a confundir en lo referente a las batallas, la fuerza y como guerrero. También se le relaciona como padre de Orungan y como amante de Oshanla y Yembo  Es el bastión de las deidades Osha y Obbatala.

Dios africano, perteneciente al panteón yoruba, Señor de los volcanes, asociado a los elementos tierra y fuego.  Representa a los volcanes, especificamente a los que desprenden lava ardiente. Además representa las fuerzas y energías, entre ellas, la fuerza de un terremoto y la furia que se desborda en el nivel de mar. Se le asociada con el fuego, de carácter agresivo e iracundo.  A pesar del ser el señor de los volcanes, su hábitat es la corriente del río, por lo que en lo humano, se figura como un marinero de agua dulce.

Es considerado el regidor de los desiertos, que gobierna las tierras secas y también el el dios de los enfurecidos ríos. Se asocia también con la tierra rústica y cultivada y es considerado señor de las cavernas.  Significa fuerza y salud. Se ha convertido en el defensor de los menos favorecidos, de los que se siente oprimidos y han vivido esclavizados.

Uno de sus atributos es el número nueve junto a sus múltiplos y combinaciones y es el número con el que se identifica  Otro es una especie de hacha, de dos pies, roja y blanca y otro, que usa en sus adornos los colores amarillos y  azules.

Tiene nueve colores preferidos de los cuales destacan el rojo, aunque siente gran afinidad por el blanco, utilizado para combinar los nueve colores, menos el color negro, que es el único color que desecha.  Su receptáculo es un lebrillo de barro, o hecho de un material de madera, que tiene forma de batea y aparece pintada con su nueve  colores favoritos, menos el negro.

Es un guerrero nato con gran energía . Posee nueve herramientas de combate, dos receptáculos de buey, nueve mates, una mano de caracoles, un bastón de color marrón caco con sus Elekes, una perla con una tonalidad azul turquesa o celeste y otras de colores rojas, amarillas y verdes. Como objetos de valor posee una hacha de dos cabezas y una vara

Se le hacen ofrendas con todo tipo de frutas (en especial frutas dulces) también de vegetales o sacrificios de animales.

Viste un traje contentivo de pantalones de color rojo intenso y lleva en la cintura pañuelos multicolores, que se le desprenden en forma de cinturón

Sus hijos se caracterizan por un  lado, su carácter impetuoso, irritable, violento, iracundo y fisicamente con gran fuerza; mientras que por otro lado son sensibles, encantadores y muy tiernos y sienten debilidad por los más débiles.

Significa la entrada que da acceso a lo oculto y desconocido, pero también de la aprobación para que se pueda acceder a estas áreas. Esta característica descubre como es el hábitat de Aganju : un lugar determinado dentro de la profundidad del océano.  Significa también planetas, estrellas y cometas, De igual manera le pertenecen:  las fuente termales, los volcanes y las montañas de fuego.

Entre sus amores se le conoce la relación que este dios mantiene con Oxum.  Ambos están vinculados de diversas maneras. Mientras que Oxum encarna la profundidad de las emociones, donde tiene un rol principal tanto el elemento dulce como el amargo y se enraiza dentro de la cultura para iluminar la civilización; al contrario que Aganju que encarna una emoción bruta y grosera y se activa para descubrir todo lo que se mantiene oculto.

Por amor, cedió el río a Oxum, del que él era el dueño.  Cuenta la mitología,que llegó un período en que todo el mundo dio la espalda a Oxum. Ésta no tenía donde vivir. Cuando llegó a oídos de Aganju la situación en  la que se encontraba Oxum, le brindó su ayuda e intervino para mejorar su situación ofreciéndole el río para que tuviera un lugar donde vivir.

Forma parte de unas trilogía junto con Olokun (que representa las aguas saladas) y Ollossa (que representa las aguas dulces). Establecieron un pacto en el que se comprometían a cuidar el equilibrio del planeta y por ende el ciclo de la vida.

Se han tejido diversas historias en torno a su mito: algunas indican que fue rey de la ciudad de Saki, ejerciendo un reinado próspero y largo. Entre sus poderes se la atribuye el dominio de los animales salvajes y también de la culebras venenosas. Se le podía ver cuidando de un animal felino de la familia de los leopardos (Ekun) que se convirtió en su animal preferido, además de representarlo como un símbolo de coraje.

Aganju, se encargaba de construir las bases sobre las cuales se da origen a las sociedades. Se dice que el Cielo, representado por Obatala, se unió con la Tierra y de esta unión surgieron dos hijos: Aganju (representando la tierra firme) y Yemaya (dueña de las aguas)  y de la unión de estos dos deidades se desprende el Orunga  (el aire).

hablemosdemitologia.com