Hel – Hela

por | 11 septiembre, 2019

Giganta o diosa que gobierna el  mundo subterráneo, donde viven muchos muertos. Es hija de Loki y de la giganta  Angrboa (angustia), hermana del lobo Fenhir y de la serpiente del mundo Jomunand.  Este parentesco le hace parte de una familia altamente peligrosa y de mala reputación.  El significado de su nombre “oculto”, seguramente tiene que ver con el inframundo y los muertos que están escondidos o enterrados debajo de la tierra.

Fue desterrada por Odín  al inframundo, para pasar a convertirse en la reina de Helheim, donde vive, bajo una de las raíces de Yggdrasil.  La mitad superior de su cuerpo era realmente hermosa, mientras que la mitad inferior, era igual que un cadáver en putrefacción , despidiendo un olor nauseabundo. 

Se la representa como algo avaro, duro y cruel e  indiferente a las preocupaciones de los vivos y los muertos. Su apariencia es medio negra y medio blanca y en su rostro aparece una expresión perpetuamente sombría y feroz.

Los que morían de enfermedad o vejez, iban a Helheim y aquellos que morían en la blasfemia y la bajeza, aunque murieran bajo las armas, iban a una de las regiones de Niflheim. El guardián que custodiaba las puertas de su morada en Nflheim, era Garm, un terrible perro que se representa con el pecho ensangrentado.

El acceso de Hel es horrible, encadena al hombre moribundo con sólidas ligaduras, mientras la angustia roe su corazón, y la sirvientas de Hela, cada noche vienen  a invitarlo. Ante los ojos del moribundo se despliega una oscura y horrible región de brumas, ve que el sol desaparece y oye como las puerta de Hel,  crujen y se abren para recibirlo. La morada de Hel está hecha de sombras, pero tiene aspecto de realidad.

En el único mito en el que ella tiene un lugar destacado es en el de la muerte de Baldur.

El dios Baldur, fue asesinado por Loki, el padre de Hel, Los dioses enviaron a un emisario (Hermod) suplicando a Hel que lo liberara, diciéndole que todo el mundo lloraba por él y tenían la esperanza de recuperarlo. Hel, que no quería renunciar a su premio tan fácilmente les propuso una oferta:  sólo lo liberaría si todo el cosmos lloraba por él. Hermod y todos los dioses  dieron vueltas y obtuvieron que todo el cosmos llorará por él, excepto una giganta, que posiblemente era Loki disfrazado, que se negó. Debido a este rechazo, los términos de la oferta de Hel no se cumplieron y ésta mantuvo a Balder en su frías garras.

taringa.net/// filzora.com