Augusto de Jade

por | 12 febrero 2016

Divinidad suprema china, patrón benéfico de los destinos de los hombres.  Ayuda a los oprimidos, premia a los merecedores y castiga a los malvados. Habita en el cielo,  en el sector más elevado y es señor y legislador universal. Es el segundo dios de la tríada taoísta

De las prácticas religiosas en su honor, resulta que originariamente era una divinidad  de la vegetación, probablemente un espíritu de una planta.

Sus apelativos son:  Yu-ti y Lao-t’ien-ye (padre cielo) siendo este último el más utilizado. Como dios del presente lleva el nombre de Yu-huang-chang-ti. Su esposa es Wang