Arinniti o Arinna

por | 14 marzo, 2020

Diosa solar en el imperio hittita (Turquia, región de Anatolia), también conocida como Ariniddu o Arinniti (en Arinnia donde era una de las diosas principales).  Era esposa de Tarhum (dios del clima).  Destaca por sus cualidades cálidas y su protección ante guerras y desastres y su juicio era justo.  Su templo estaba situado en Arinnia, cerca de la capital Hattusa.

Se dice que era “la diosa solar de la Tierra”, La diosa actuaba como psicopompo (guía del alma). El psicopompo conduce a los difuntos a través del inframundo con su luz. En las noches, cuando el sol se ocultaba, ella se dirigía al mundo de los muertos para guiarlos y alimentarlos.

La luz de la diosa enseña la naturaleza propia, la que no deseamos reconocer o ver de nosotros mismo, guiándonos hasta el reconocimiento de nuestra propia sombra, como tal sería la guía hacia la transmutación. En lo que se refiere a las transmutación, la diosas solares regían sobre los ciclos de la vida y la muerte, del tiempo, del cambio y la regeneración.

Se representa a las diosas solares como tejedoras que conectan la luz y la vida de una día a otro, cuya  energía femenina creativa y poderosa es generativa. Tiene como símbolo el ojo, porque ilumina aquello que en la oscuridad no se puede ver. Por ello se considera que encuentran lo perdido, ve los actos de los malhechores, traen justicia a las situaciones y las sociedades, brindando la ley divina, el juicio correcto y el autogobierno.